El juego de la literatura

14 07 2009

Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza,  un plato caliente al final del día y lo que más anhela, su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio”.

Portada del libro

Portada del libro

Mi primera vez llegó hace poco más de 365 días, eran mis primeras prácticas profesionales en el Diario Regional HOY, al que llegaba con la ilusión de un niño y  la inexperiencia de un principiante. Casi a la par comencé a leer el libro con el que hoy abro las primeras líneas de esta entrada. Se trata de El juego del ángel de Carlos Ruiz Zafón y salvando las distancias entre la literatura y el periodismo me sentí muy identificado con este libro.

Quizás fuera ese párrafo inicial el que terminó por engancharme a la historia ambientada en el universo zafoniano de la Barcelona de los años 20. A ella llegué empujado por la admiración que este autor me despertó con su primera novela para adultos La sombra del viento, sin duda uno de los mejores libros que ha pasado por mis manos hasta el momento. Con los mismos mimbres, con la pasión que destilan cada una de las frases que Ruiz Zafón imprime a sus novelas e, incluso con la repetición de algunos de los personajes que encontramos en su anterior obra, el novelista español busca repetir la fórmula del éxito.

Porque El juego del ángel, al igual que anteriormente lo fue La sombra del viento, se ha convertido en un best-seller que hoy encontramos en los primeros puestos de los libros más vendidos. Yo no renegaré de ello, porque suelo acudir a la literatura sin prejuicios de ningún tipo, por lo que no me importa leer best-seller, a los clásicos o escritores más desconocidos. Aunque he de reconocer que siempre me atraen más los libros recomendados o aquellos autores que he estudiado o que me transmitieron algo con obras anteriores.

Y Zafón marcó mucho mi alma juvenil con su primera obra, posiblemente inalcanzable literariamente por ninguna de las que le sigan. Al menos considero que El juego del ángel está un escalón por debajo. El autor nos vuelve a situar, aquí en la Barcelona de El Cementerio de Los Libros Olvidados para narrarnos con su particular estilo una aventura de intriga, romance y tragedia. Todo ello aderezado con un laberinto de secretos donde el embrujo de los libros, la pasión y la amistad embriagan a la Barcelona de los años 20 en una mística peculiar.

Dividida en tres actos (La ciudad de los malditos, Lux Aeterna, El juego del ángel) y un epílogo final que Zafón sitúa en el año 1945, la novela cuenta la historia de un joven escritor obsesionado con un amor imposible. Éste recibirá la oferta de un misterioso editor para escribir un libro como no ha existido nunca, a cambio de una ‘fortuna’ eterna que le llevará a conocer el verdadero juego del ángel. Un libro, por tanto, totalmente recomendable para las largas tardes de verano, en las que zambullirse en el misterio y la pasión que anidan en las páginas de Ruiz Zafón y disfrutar así, del auténtico juego de la literatura.

Anuncios